Condenaron a un joven a prisión condicional por la comisión de tres hechos delictivos

La jueza Dra. Edith Elizabeth Agüero, a cargo de la sala unipersonal de la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de la Primera Circunscripción Judicial, resolvió declarar como autor penalmente culpable y responsable a Kevin A. C. de los delitos de “Robo en Flagrancia, Hurto en grado de tentativa en Flagrancia, y Hurto en Flagrancia en Concurso Real”; y condenarlo a la pena de prisión de un año y diez meses de cumplimiento condicional.

En ese marco, se establecieron como condiciones las reglas de conducta que debe cumplir el condenado por el término de tres años, entre las que se encuentran: no cometer nuevos delitos; abstenerse de consumir estupefacientes y no abusar de bebidas alcohólicas; adoptar oficio, arte, industria o profesión, adecuado a sus capacidades; y completar la educación secundaria; realizar trabajos no remunerados en institución pública o comunitaria que le asigne el Juez de Ejecución, por el término de dos años.

El primer hecho fue consumado el 09 de febrero de 2.019, alrededor de las 20:00, en circunstancias que el condenado de 18 años de edad, interceptó a una joven que caminaba junto a un grupo de amigas por el Bª Yacampis y le arrebató el celular, para luego darse a la fuga. Inmediatamente la damnificada dio aviso a personal policial, quienes lograron aprehenderlo minutos más tarde.

El segundo hecho se perpetró el 25 de junio de 2.019, cerca de las 22:30, oportunidad en la que Kevin A. C. junto a otro joven, ingresaron en una vivienda del Bª Yacampis, y sustrajeron una motocicleta que tenía trabado el manubrio. Cuando lograron llevarla a la zona de la vereda del domicilio, fueron sorprendidos por un vecino, por lo que abandonaron el rodado y huyeron del lugar.

El tercer hecho fue cometido el 27 de julio de 2018 a las 18:00 horas aproximadamente, cuando el condenado, fue sorprendido en el interior de una vivienda por el propio damnificado, quien le preguntó qué hacía en el lugar, aduciendo éste que se había equivocado de domicilio, por lo que se retiró rápidamente. Posteriormente, la víctima notó que le faltaba un teléfono celular.

Comentarios

Comentar artículo